Toxinas y químicos dañinos que se encuentran en productos menstruales

En muchos casos, por comodidad, vanidad, economía o ignorancia, optamos por consumir productos que son tóxicos y nos joden la salud.

 

Hasta hace pocos años, como sociedad, comenzamos a abrir nuestra mente sobre el impacto que tienen varios de los productos de uso diario en nuestra salud. Es por ello la creciente oferta y demanda por productos orgánicos.

 

Sin embargo, aún quedan productos y artículos de uso imprescindible que permanecen detrás de la cortina de la impunidad mercadológica a costa de nuestra salud.

 

Como todas sabemos, las mujeres somos un mercado sumamente fuerte para las corporaciones transnacionales. Necesitamos de múltiples productos para nuestra rutina de higiene femenina básica. Por esto, múltiples empresas lucran a costa de las necesidades femeninas, como lo son los productos menstruales.

 

En el mundo corporativo, regido por hombres, no queda espacio para buscar el bienestar de la mujer, sino más bien lucrar de nosotras. Es por esto la poca atención que le han dado a los productos menstruales a través de los años.

 

Por lo que es súper importante que estés enterada de las toxinas y químicos dañinos encontrados en productos menstruales, y que tomes una decisión informada sobre tus decisiones de compra.

 

Tampones y Toallas Tóxicas

 

Fibras artificiales

 

Las fibras artificiales son comúnmente utilizadas para la elaboración de prendas. Pero en la década de los 80s se comenzaron a utilizar para la elaboración de tampones y toallas sanitarias, gracias a que son fibras súper absorbentes.

 

Sin embargo, las corporaciones ocultaron las posibles consecuencias de utilizar estas fibras en productos menstruales.

 

Las toallas sanitarias están hechas de componentes artificiales que con la exposición prolongada pueden ocasionar diferentes tipos de cáncer y alteraciones hormonales.

 

Estos componentes tóxicos entran al torrente sanguíneo a través de la piel. El cuerpo humano no los puede desechar, por lo que las toxinas se van acumulando en nuestro cuerpo ocasionando problemas de salud más adelante.

 

Por otro lado, cuando nos metemos un tampón, las fibras generan micro cortadas en el tejido, incrustando pequeñas partículas en nuestro cuerpo. Te podrás preguntar ¿qué tiene de malo esto? Continúa leyendo.

 

Toxinas encontradas en tampones y toallas sanitarias

 

Entre los ingredientes que se encuentran en los tampones que utilizamos hoy en día, es importante poner atención a los siguientes:

 

  • Aluminio
  • Alcohol
  • Fragancias
  • Hidrocarbonos
  • Dioxina (componente químico relacionado al proceso de blanqueamiento)
  • Plástico
  • Cloruro de metileno
  • Xileno
  • Ftalatos
  • tolueno

 

Peligros para la salud

 

En el caso de la dioxina, este componente químico ha sido relacionado con cáncer y endometriosis. La dioxina se acumula en el cuerpo, lo que hace que con el tiempo estos pequeños rastros de dioxina se conviertan en grandes cantidades.

 

Las toxinas y químicos como el xileno, tolueno, cloruro de metileno y aluminio han sido relacionadas con alteraciones hormonales, problemas endocrinólogos, diabetes y diferentes tipos de cáncer.

 

Síndrome de Shock Tóxico

 

Por otro lado, se encuentra una de las peores enfermedades que puede ocasionar el uso de tampones, el síndrome de shock tóxico.

 

Esta enfermedad es ocasionada por el crecimiento de la bacteria Staphylococcus aureus. Afecta principalmente a mujeres que utilizan tampones ultra absorbentes. Las micro laceraciones, las fibras artificiales y la retención de sangre, generan las condiciones perfectas para que esta bacteria prolifere.

 

Si estás menstruando, estás utilizando tampones y presentas fiebre alta y vómito acude al médico inmediatamente, puede ser síndrome de shock tóxico.

 

 

Todas corremos el riesgo

 

Como se menciona en este artículo. Estos químicos son tóxicos para el cuerpo humano con la exposición prolongada.

 

Sin embargo, es esencial recalcar que como mujeres estamos expuestas la mayor parte de nuestras vidas. Comenzamos a utilizar productos menstruales por ahí de los 12 años, y los dejamos de usar hasta los 50 años, más o menos. Los usamos por una semana al mes, eso es aproximadamente, ¡3 meses al año por 24 horas al día!

 

Nuestra salud es la que determina nuestra calidad de vida y como todas sabemos, son las acciones diarias las que cuentan. Tienes el derecho a estar informada sobre las toxinas y químicos encontrados en productos de higiene femenina. Tu salud lo vale.